Muñeca fastidiada, ¡hora de juegos!

Pues sí, llevo un tiempito alejada de las pistas de pádel gracias a que me jodí la muñeca. Hice un mal movimiento jugando el 11 de febrero, y, a día de hoy, sigo con rehabilitación. Sufro mucho. No porque me duela (solo molesta ahora mismo cuando hago algún movimiento extraño), pero no puedo hacer dos de las cosas que más me gustan en este universo: jugar al pádel (me tuve que dar de baja del ránking de la urba) y salir a la montaña (no puedo usar aún los bastones de senderismo, así que, solo paseítos fáciles con buen tiempo).

Total, que cambié un vicio por otro. Porque ahora me dio por los juegos de mesa. Tenemos el Rummy ya desgastado, el TEG acá no se consigue (y jugar de a dos tampoco es que tenga mucha gracia), así que me di al PnP. ¿Lo cuálo? Print and Play. O sea, juegos de mesa que están a disposición de todo aquel que tenga una impresora, un poco de maña y cartón, impresora, cúter y demás elementos de artesanía. Te bajás las reglas y cartas/fichas de internet, los imprimís y ¡a jugar!

El primero que cayó en nuestra redes fue el Hive. Es un juego divertido (salvo cuando te apalean repetidamente, ay), para dos personas. Dicen que es como el ajedrez pero sin tablero. Los entendidos lo califican de “juego abstracto“, de estrategia y, lo que es más divertido, de puteo. Hay 11 fichas hexagonales con 5 bichos diferentes. Cada bicho tiene un movimiento único (como en el ajedrez: el peón solo puede moverse de a un cuadrado, el alfil en diagonal, etcétera). El objetivo es rodear a la abeja reina del oponente sin que te rodeen la tuya.

Como digo, es un juego muy divertido y que engancha. Se juega rapidito, así que se encadena una partida a la siguiente. Edu me da unas palizas de miedo, las cosas sean dichas. A veces, cuando veo que su victoria es inminente, muero con dignidad poniendo la última ficha alrededor de mi reina yo misma. Soy así, ¿qué se le va a hacer?

Hive v1.0
Primera versión del Hive casero. Con fichas de cartón.

Ayer, festivo en Madrid, nos tiramos medio día buscando hexágonos por los chinos de Villalba para hacer fichas más resistentes (y pesadas, para que se muevan menos con los golpecitos que se dan al mover las fichas). Como no encontramos (NO EXISTEN. No hay cortapastas, ni moldes, ni nada de nada hexagonal. Pobres figuras desterradas), optamos por la cerámica fría y cortar, ficha a ficha (30, que tenemos 3 expansiones) usando una plantilla. Ahora toca hacer los dibujos de los bichos xD

Con las manos en la masa (de modelar).
Con las manos en la masa (de modelar).
Hive v2.0
Versión más elaborada, dado que el juego mola mucho. Con cerámica fría (parecen galletas, ¿verdad?). 30 fichitas esperando ser pintadas.

Si tienen ganas de probar el juego, se pueden bajar las reglas y las plantillas de las fichas de internet. Yo hice una adaptación de las reglas para que cupiera bien en la cajita donde metimos las fichas. Se las dejo acá (además, están los movimientos de la Libélula, que en las que me bajé de Boardgame Geek no están). Y las fichas se bajan desde este otro link (hay que registrarse en BGG). A mí me gustan estas, en blanco y negro y con las ayudas de los movimientos de cada bicho. Pero eso va al gusto del consumidor.

Hay ochenta mil reseñas sobre este juego en internet, y mil personalizaciones de las fichas (con los dibujos de la Abeja Maya, Star Trek y ochenta mil flipadas más. Yo no prometo no pintar las nuestras con las caras de Edu y mía como abejas reinas y las gatas como hormigas, jajaja).

Esto del PnP es doble diversión: manualidades y juego de mesa, todo en uno. Publicaré fotos del arte finalizado cuando lo tengamos.

Ya tenemos un segundo y tercer PnP: Richelieu (un juego de cartas) y Micropul (pendiente de jugar aún. Otro abstracto).

Si querés recomendarme algún PnP, más que agradecida.