De lo malo, sale algo bueno

Bueno, bueno, bueno. Recordarán que en junio me robaron en Valencia una mochila con mi iPad, ropa, cargador de móvil, cepillo de pelo, etcétera, etcétera, etcétera. Y que me pasé una semana lamentando mis sujetadores sustraídos (joer, ¡es que eran nuevos y súper cómodos!). Si no te acordabas, ahora ya sí xD

La cuestión es que debo haber estado muuuuuuuuuuy insoportable con el tema del sujetador, porque estando un día yo tranquilamente en casa (con las gatas recién operadas), me tocan el timbre. Era un día de diario y no esperaba a nadie, así que, no abrí. Insistieron. Venga, va, me levanto y atiendo. Era de correos.

Me entrega una caja verde grande, que venía de Sevilla. Yo cada vez entendía menos. No había hecho ninguna compra por internet , ¿qué era eso?

Abro la caja (bueno, yo la llamo «caja«. Las gatas la llaman «cama-escondite-colchón-rascador-mordedor-juguete-emboscada«) y dentro me encuentro otra cajita. Y dentro de eso, esto:

¡Sujetador y bragas!
La nota es genial:
Desde #pensamientopositivo pedimos algo táctil para Lucía a los Reyes Magos y nos trajeron esto =)
@ambientologaIB @cintallano @Sergio_SMS @oceanograficris

Por supuesto, me tiré dos horas riéndome. ¡¡¡Qué grandes!!! Desde cada punta de España, se habían puesto de acuerdo para sacarme una sonrisa. ¡¡¡Y me sacaron varias carcajadas!!!

Cris, Cinta, Sergio… A vuestros pies. ¡¡¡SOIS ENORMES!!! Gracias infinitas.