Unas cuantas fotos

Hacía rato que no escribía… La verdad que entre los viajes, lo mal que está yendo la conexión y los exámenes a la vuelta de la esquina, está complicada la cosa, pero ya es hora de subir unas cuantas fotitos más que tengo dando vueltas desde hace rato.

Acá estoy con… Puf, yo que sé! Unos poquitos años. ¿Tres, tal vez? Ni idea. Pero como posaba ya, ¿eh? Jajajaja.

Esta foto casi que tendría que estar en cualquier lado menos acá… Pero también fui esta chica, ¡¡¡con ese cacho de flequillo y el pantalón hasta el cuello!!! Qué horror, acá se nota que mis papás nunca me quisieron, jajajaa. Tendría unos once años, por ahí.
La nena ya va creciendo… Con 16 años estaba así de buena, bañándome en el dulce mar Caribe, en Cancún.
Unos años después, en Punta Cana… Aunque se notaba que ya era más vieja, ¿eh?
Y por último… La vejez no trae sólo arrugas, también alegrías, como mi bebé Stancito. Es un poco malo, se escapa y no da bola a nadie y nos lleva por el camino de la amargura, pero se lo quiere igual, ¡aunque esté tan loco como para pelearse con perros más grandes!